BAUTIZO DEL PUENTE DE RÍOS

4 jun

Por Juanjo de la Iglesia, gran archimandrita, marqués de Manzanares.

A todos los que la presente oyeren y entendieren, sabed:
Que los amigos de Juan Manuel Sánchez Ríos (que es tanto como decir la barriada entera) pidieron ya hace demasiado tiempo al Excelentísimo Ayuntamiento de la Coronada Villa que bautizara alguno de los rincones del barrio con el nombre de nuestro vecino y amigo. No era pedir gran cosa. No parece que el presupuesto municipal se fuera a desequilibrar por adquirir una placa, ni que la agenda de los concejales fuera a saturarse por acudir a un acto como ése. Pero en fin. Como la corporación municipal está actualmente compuesta por una cofradía de apagacirios de mucho cuidado (como bien hemos comprobado en la edición de la Miniolimpiada de este año), nos despreciaron con gran entusiasmo, nos hicieron caso omiso y prefirieron emplear su gran talento inaugurativo en dedicarle una calle de Madrid a la señora Thatcher, por motivos que no hay quien entienda, o peor aún, porque sí hay quien lo entienda y no es por nada bueno.

Pero el hecho de que Ayuntamiento pase de nosotros no significa que nosotros nos olvidemos de las cosas. De manera que la mano de Fuenteovejuna se ha deslizado sigilosa y unánime hasta la pasarela y ha colocado de manera casi clandestina la placa que veis (y que por cierto es obra del ceramista Alcora y ha sido cocida en los hornos de la escuela de cerámica del barrio….). Así que a partir de hoy los amigos de Ríos, sin encomendarnos ni a Dios, ni al diablo ni a Ana Botella, le rendimos homenaje por nuestra cuenta, bautizando esta pasarela con su nombre. De momento, no saldrá en los planos oficiales, ni en el Google Maps (pero todo se andará. Que si en el ayuntamiento se ponen en plan displicente, en este barrio, cuando nos ponemos pesados, hay que tener cuidao con nosotros) Pero saldrá donde tiene que salir: en la memoria y la añoranza de todos los que conocimos a Ríos.

No es plan ahora de hacer una biografía de Ríos, porque todos le conocíais bien y desde luego mejor que yo, y desde hace más tiempo. Pero sí quiero recordar ahora que hizo mucho por nuestro barrio y por la ciudad. Y que buena parte de lo bueno que nos encontramos cada día cuando salimos a la calle tiene mucho que ver con él.

Así que, ¡pasarela, a ti te hablo! Sé digna del nombre que llevas a partir de hoy. Y vosotros que me escucháis: cada vez que crucéis por aquí el río dedicad un recuerdo a Juan Manuel, que hizo mucho por que nuestro barrio fuera un entorno vivo donde relacionarse y disfrutar y no un dormidero de pollos.

Y sabed también que si alguna autoridad tiene a bien (es decir, a mal) retirar esta placa, los amigos de Ríos hanse juramentado para sustituirla por suscripción popular todas la veces que haga falta.

¡Pasarela, en nombre de los amigos de Juan Manuel Sánchez Ríos yo te bautizo! A partir de hoy serás: Puente de Ríos, per secula seculorum. Responden todos: Amén